COMMUNITY

Anna & Mariana

Les Tres a la Cuina

Texto y fotografía de Santi Garcia

14.01.15

Anna y Mariana abrieron Les Tres a la Cuina hace tres años. Allí, sus clientes pueden disfrutar cada día de un menú completamente diferente cocinado con producto local y de temporada pero con claros guiños al recetario anglosajón. “Le ponemos mucho amor y cariño” dicen. El cuidado por todo lo que se sirve en Les Tres a la Cuina es evidente. Tras tres años han decidido que era el momento de embarcarse en nuevos proyectos. Han esperado pacientemente a encontrar a las personas adecuadas para que continuasen el negocio tal y como ellas lo han concebido. En los próximos meses dejarán el local en las buenas manos de la familia Ramos. Hemos querido hablar con ellas sobre lo que han sido estos tres últimos años, sus proyectos futuros y en general, de su filosofía con la comida.

¿Cómo empezó Les Tres a la Cuina?

M: El hermano de Anna es diseñador industrial y tiene un despacho en Barcelona. Nos conocimos trabajando allí y enseguida nos hicimos muy amigas. Durante mucho tiempo estuvimos hablando de hacer algo juntas. A Anna le encantaba cocinar y a mi me gustaba mucho su comida, por lo que montar un restaurante fue algo natural.

¿Cuál es vuestro background? ¿Habíais trabajado antes en restauración?

A: Soy diseñadora de joyas. Cuando llevaba un tiempo en Barcelona encontré un trabajo en Bubó, una pastelería especializada en chocolate. Cambié la plata por el chocolate porque me di cuenta que era algo muy similar, eran materiales. Al final todo es un tema de temperaturas y de ser manitas. Siempre me ha gustado mucho cocinar, pero en Bubó fue la primera vez que trabajé en una cocina grande. Aprendí mucho. Justo antes de empezar Les Tres a la Cuina, Mariana pasó 6 meses en Bubó ayudándoles con un proyecto.

M: Estuvo muy bien porque pude ver desde dentro lo que es trabajar en una cocina.

¿Cuál es el concepto de Les Tres a la Cuina?

A: Sabíamos que queríamos ofrecer platos caseros cocinados con buena materia prima y con cariño. A partir de ahí adaptamos el concepto al local y al barrio. Tardamos 9 meses en encontrar el local ya que el presupuesto inicial era muy bajito.

M: También queríamos cuidar mucho el servicio y tener más contacto con el cliente. Que pudiese venir la gente y se sintiese se sintiese como en casa.

¿Qué tipo de cocina inspira vuestra comida?

A: Nos inspiramos en el recetario moderno de países como Reino Unido o EEUU. Los chefs de esos países están muy abiertos a experimentar porque no tienen detrás una tradición de tantos años como aquí. Nos gusta que promueven el contacto directo con los productores, el producto de temporada y la experimentación con distintas hierbas y especias. Nos inspiramos en esa filosofía y luego adaptamos a los gustos de aquí. Por ejemplo, no ponemos mucho picante.

Trabajáis con productores locales y apoyáis a muchos artesanos. ¿Es parte de esa filosofía?

A: Sí, totalmente. Tenemos proveedores pequeñitos para cosas pequeñitas. En lugar de contratar a un distribuidor que nos traiga todo, nos gusta trabajar y apoyar a las iniciativas independientes hechas con personalidad y cariño. Me gustaría vivir en un mundo con más productores y tiendas pequeñas que grandes cadenas de supermercados. Se nota mucho la diferencia en lo que comes.

M: Intentamos utilizar muchos productos de la zona. Hemos trabajado con Laura del Huerto de la Casita desde el principio. Ahora es una gran amiga. Se nota mucho la diferencia de sabor en la verdura que nos trae.

¿Qué opináis de la escena foodie de BCN?

A: Hay muchísimas iniciativas, cada vez más y mejores. Todos tenemos los mismos valores, lo hacemos de corazón y nos ayudamos mucho los unos a los otros. Compartimos mucho, no nos vemos como competencia, somos aliados. Es una red de pequeñas iniciativas que juntas hacen redes gigantes. Hemos colaborado con Caravan Made, con Mari Luz y Andrew de Openhouse, con Morro Fi, con Marcos de Satan’s…

M: Una vez incluso quisimos juntamos varios para una boda. La idea era que uno hiciese el jabalí, otro se encargase del jamón, el chocolate, el café, el vino, el vermut… Hubiese sido muy divertido!!

¿En que otro tipo de eventos habéis participado?

A: Estamos muy orgullosas de los eventos de Kinfolk. La cena que hicimos en Badalona (L’Esperit de la Mer) fue preciosa. Cuando juntas a gente que cuida lo que hace, el resultado es muy bonito. Trabajar allí fue muy agradable.

¿Cuáles son vuestros lugares favoritos para comer en Barcelona?

A: Nos gusta comer en el Bar Cañete, en Caravelle y en la Pepita. Además solemos ir a tomar el vermut a Morro Fi y negroni al Bar 68. Cuando se antoja un dulce nos acercamos a Zuckerhaus, una tienda de pasteles de la calle Parlament que por fuera parece una peluquería. También nos encanta una tienda de quesos que se llama La Seu. La dueña es una mujer escocesa y sólo tiene quesos de pequeños productores españoles.

Hablemos del futuro. ¿Quién se va a hacer cargo de Les Tres a la Cuina a partir de ahora?

M: Nos gustaba la idea de que alguien siguiese con el proyecto, pero desde el primer momento tuvimos claro que para ello debíamos encontrar a alguien que compartiese nuestra filosofía y valores. Hubo varios interesados, pero cuando conocimos a la familia Ramos supimos que eran las personas adecuadas para continuar el proyecto. Sara, Nacho y Paca, su madre, cogerán el negocio a finales de mes. Estamos seguras que con ellos Les Tres a la Cuina está en buenas manos.

¿Cuáles son vuestros planes y próximas aventuras?

A: Voy a dedicar los próximos meses a viajar y aprender sobre varios productos que me interesan. Empezaré en Barcelona pasando unos días al lado de Jordi en Nomad Coffee para aprender sobre café y de Carles Mampel y Miquel Coulibaly para aprender más sobre chocolate. Después de eso pasaré una semana en Intelligentsia Coffee, en Chicago, al lado de Stephen Morrissey, que fue el campeón del mundo de baristas en 2008. A mitad de abril iniciaré una gira por varias ciudades como Nueva York, Portland, Austin, San Francisco, Oslo o Londres. Me gustaría hacer un pequeño stage en cada una de ellas con gente especializada en distintos productos como la cerveza, el café o los ahumados. Para acabar el proyecto, me gustaría pasar dos meses en el restaurante Number 7 de Fez trabajando como chef invitada. Tendré una cuenta de Instagram y un blog en el que podréis seguir mis pasos.

M: Quiero retomar mi carrera como diseñadora industrial. Hace tiempo que quiero aprender sobre cerámica y me encantaría tomar algún curso. Estos tres últimos años no he tenido tiempo de hacerlo y es algo que me apetece mucho.

¡Os deseamos mucha suerte en vuestras nuevas aventuras!

Les Tres a la Cuina
Carrer Sant Lluís, 35, 08012 Barcelona

Puedes seguir la aventura de Anna en: